De tú a tú con Luminosa – Escritos



TEXTOS DE LUMINOSA PUBLICADOS EN LOS BOLETINES DE SUS ANIVERSARIOS



DESTELLOS DE LUZ

«Vivir esta tensión pacífica a hacerme uno sin ninguna otra preocupación que la de vivir el otro». (Diario, 1981)

«Más allá de la vocación personal, todas nos encontramos en la vocación común de querer dar nuestras vidas para la realización del Testamento de Jesús: ‘Que todos sean uno’: la unidad.

Vivir para realizar la comunidad cristiana, esa comunidad cristiana de la cual nos hablan las lecturas de la Misa de estos días. “En el grupo de los creyentes todos pensaban y sentían lo mismo: lo poseían todo en común y nadie consideraba suyo nada de lo que tenía”. (…)

En la última conexión Chiara nos decía de vivir estos próximos 15 días con un único amor: Jesús Abandonado. Él es la llave, el secreto para realizar la unidad, para construir una verdadera comunidad cristiana, para echar raíces profundas, que son las que luego permiten que el árbol de nuestra vida personal y colectiva sea fecundo y dé frutos abundantes». (Carta circular a los miembros del Movimiento de los focolares, abril de 1982)

«Prestar atención a la unidad, no solo externa sino también interna. Ser dócil al trabajo de Dios venga de donde venga». (Diario, 1982)

«Me he despertado con un deseo en el corazón, un solo pensamiento en la mente: la unidad. Partir del uno en todo lo que pienso o hago. (…) ¡No importa lo que hago sino cómo lo hago! ». (Diario,1984)

«Vivir el otro. El alma que quiere llevar la unidad –dice Chiara- debe vivir tal abismo de humildad que pierda incluso la propia alma por el hermano. ¡La unidad! Es lo que quisiera llevar a todas partes. Ser instrumento de unidad». (Diario 1985)

«La Unidad es Dios. El alma tiene un solo centro y todos nosotros somos hermanos (…), aunque después se repita la realidad trinitaria, pero para respetar a todos amándolos (…). Solo así corre la sangre genuina en este cuerpo y da vida, generosidad, luz, alegría frutos. María, instrúyeme internamente y no dejes que el demonio ofusque en mí el verdadero sentido de la unidad». (Diario, 1985)




La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es e_2020.jpg

«¿Qué es esta dificultad que encuentro en tender a la unidad con….? Jesús, te ofrezco este dolor […], a mí me parece que he hecho lo que debo para recomponer la unidad, pero ahora pongo todo en tus manos, lo pierdo todo en ti, y como dice Chiara, quiero seguirte solo a ti, elegirte, y entonces serás Tú en mí quien haga nacer esa unidad que Tú sabes y Tú quieres. Estoy contenta de esto Jesús, porque me pone más que nunca en lo sobrenatural». (Diario de 1970)

«Solo se me ocurre decirte una cosa Jesús: concédeme amar con tu mismo corazón. Sé que la caridad difundida en nuestros corazones es de origen divino, pero yo te pido que la hagas fructificar en mí, no por mí sino por ti, por ti en cada prójimo, para poder amar a todos de verdad… Amar a todos, amar a todos, ayúdame a hacerlo, a amar como Tù los amarías en mi lugar». (Diario de 1971)

«¡Soy feliz! Desde que me tomé en serio el amar a todos, el Ideal ha florecido en mí de modo nuevo. Ayer fue una hermosa experiencia, mejor dicho, muchas experiencias que fueron una sola: amar a todos. Me di cuenta de que vivir bien cada momento, y “recolocarme” cada vez que me daba cuenta de que estaba “fuera”, me puso mucho en Dios. Es decir, durante todo el día, por lo que tenía que hacer, estuve prácticamente sola, pero traté de vivir bien cada momento, para estar en Dios, para tener su amor en mí, de modo que incluso cuando me dedicaba a algo particular, a lo que Él me pedía en ese momento, estaba segura que también en ese instante amaba a todos. Cuando por la noche me he encontrado brevemente con las voluntarias, de manera muy espontánea he podido comunicarles mi experiencia del día y he encontrado dentro de mí mucha vida, que no yo sino Dios en mí había procurado. (Diario de 1971)

«También esos pocos minutos que he estado con las focolarinas y les he contado lo poquito que ayer había vivido, ha hecho un bien enorme. Y esto no me hace daño, no es una tentación, no me enorgullece, porque tengo la certeza nítida de que es tu amor en mí. Ayer te había pedido que intercambiaras mi corazón con el tuyo, que me enseñaras que es para ti amar a todos. Me parece que lo he experimentado un poquito. Ayúdame a seguir adelante». (Diario de 1971)




«Para seguir a las almas, es suficiente nuestra santidad, nuestra unión con Dios, porque es Él quién las hace ir adelante». (Diario, 1969)

«Él, (el Espíritu Santo, ndr) me da en cada momento todo lo que necesito para ir a fondo en nuestra relación de amor… basta que yo sepa descubrirlo».(Diario, 1972)

«Para las horas que me quedan del día: tratar de no interrumpir el coloquio interior».(Diario, 1972)

«Ser mártir de amor: morir a mí misma escuchando siempre la voz del Espíritu Santo».(Diario, 1982)

«Abandonarme al Espíritu Santo para que Él me indique cómo y qué hacer en el momento presente para construir la Obra de María».(Diario 1982)

«Estar atenta a amar a las Tres Divinas Personas: a Dios Padre haciendo su voluntad, al Hijo compitiendo con su Fidelidad y al Espíritu Santo escuchando su voz».(Diario, 1982)

«No puedo avanzar con la fantasía sino dejando de verdad que sea el Espíritu Santo quien me guíe». (Diario, 1982)

«Tener un corazón dócil al Espíritu Santo.» (diario, 1983) l «Imposible no sentirme dentro del abismo de su Amor, entender la vertiginosa altura a la que Él me lleva, de la cual participo por pura misericordia… Ser Iglesia».(Carta a Chiara, 1976)

«Repitiendo como mía cada palabra que la Iglesia nos hace decir he entendido que es el mejor modo, el más seguro, de amar a todos».(Diario,1971) «Estoy tratando de ser dócil al Espíritu Santo que dentro de mí me dice que no escape ni del más pequeño dolor, porque es mi Esposo».(Carta a Chiara, 1979)




La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es e_2018.jpg

Sin fecha: «Por primera vez, me di cuenta de que en la vida existía el dolor. Espontáneamente miré al cielo y dije: “Oye, María, yo no puedo quedarme sin madre, así que tienes que ser tú la que ocupes su sitio”». (Cuando muere su madre, en un escrito autobiográfico).

25.03.1962: «No tenía la menor duda; al llegar a casa comprendí que tenía que dejarlo todo por esto. Había encontrado mi camino. No me pasó por la mente que quería ser una focolarina, pues pensé que mi vocación era María y le dije que sí». (El día que conoce el Movimiento y siente la llamada).

26.02.1969: «Ayúdame tú, María, a ser fiel a todos los propósitos que hoy te he hecho, y sobre todo, ayúdame y enséñame a perder siempre todo, todo, todo, en la voluntad de Dios del momento presente ¡como Tú, Desolada, has sabido hacer!».(Diario)

Sin fecha: «Era Navidad y no pudiendo estar al lado de mi padre, que estaba muriendo, le eché al correo una carta, pidiendo a la Virgen que ocupase mi sitio al lado de papá. Cuando me avisaron de que mi padre había partido para el cielo, constaté que era la misma hora en la que eché la carta…».

23.02.1971: «Cuando poco después supe que tenía que ir a España, me dije: vale, ¡donde Él me espera ahora! No tengo que ir a hacer nada, a decir nada, sino solo a ser fiel a esta nueva cita, debo ir y amarlo en cada alma, en cada circunstancia, en todo. Y sentí cerca, cerca a la Desolada, como maestra incomparable».

15.01.1983: «Propósito de hoy: Me he encomendado a María para que Ella me enseñe a conocer a Jesús. Quiero conocerlo así como es Él, para poder amarlo más».

28.06.1984: «El único deseo de mi corazón es vivir verdaderamente bien esto que María me pide ahora… Me abandono completamente en sus manos, como cosa toda suya, para no obstaculizar sus planes sobre mí al servicio de su Obra».




La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es e_2017.jpg

«Para tener la caridad no es suficiente con amar a Jesús Abandonado, sino que es necesario ser Jesús Abandonado… Jesús Abandonado vivo, perdiendo todo, purificando todo en nosotros, de tal manera que la caridad habite en nosotros».(Diario, 1971)

«Siento una fuerte llamada a Ti, Jesús Abandonado, sólo a Ti, amarte a Ti y no tener en el corazón nada más que a Ti… No separarme de Ti… He comprendido que cada alma es Tuya y sólo Tuya… Ha sido espléndido porque he reencontrado la libertad».(Diario, 1972)

«No basta con empezar a vivir en cada momento Jesús Abandonado, sino que es necesario perseverar con constancia, resistir, amar cuando se hace cuesta arriba, precisamente cuando se hace cuesta arriba».(Diario, 1972)

«Quiero poder decir al final del día: Jesús Abandonado hoy ha sido todo para mí. Y para ello… abrazarlo en las dificultades que me parece superan mis fuerzas, en las renuncias, en todos los que encuentro, en el trabajo que hago».(Diario, 1981)

«La unidad es el fruto del diálogo. La unidad es lo diverso consumado. Jesús Abandonado es el diálogo (con su expolio interior y exterior) con Dios y entre los hombres». (Diario, 1982)

«Hacer el Santo Viaje con mi Dulce Compañero, Jesús Abandonado. Él está conmigo todos los días, todos los instantes hasta el fin del mundo. También yo quiero estar con Él todos los instantes hasta el fin del mundo y por toda la eternidad».(Diario, 1982)

«Hay situaciones a veces tan absurdas, tan inexplicables, que sólo tienen un nombre: Jesús Abandonado. Y es a Él a quien hay que amar con amor heroico. No para cambiar las situaciones, sino porque son Él, Él que se reviste de gala en esta absurdidad».(De su diario quince días antes de morir, 1985)




La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es e_2016.jpg

«He ofrecido toda mi vida hasta el final por la unidad».(Diario, 1967)

«Nunca se ha hecho tan real, tan fuerte en mí este deseo: quisiera que junto a ti mi vida tenga un solo sentido y un solo nombre: unidad. He ido a ver a Jesús y María, y me he vuelto a consagrar por este motivo, he ofrecido toda mi vida, hasta la última gota, dispuesta a todo lo que Dios quiera para que la unidad se realice entre todos». (Carta a Chiara Lubich, 1967)

«Mientras tanto permanezcamos unidas haciendo con todo el corazón, con todas las fuerzas, con toda al alma la Voluntad de Dios en el presente, que para nosotros se concreta en el trabajar sobre todo para la realización del Testamento de Jesús “Que todos sean Uno”».(Carta a una religiosa, 1981)

 «Me he dado cuenta de que este es el segundo año en el que estoy lejos de la actividad del Movimiento [periodo de enfermedad, ndr.] y sin embargo, siento que debo participar plenamente de todo porque estoy llamada a emplear todas mis fuerzas por la llegada del “que todos sean uno”». (Diario, 1981)

«Recordar que la virtud esencial para la unidad es la humildad y la humildad se expresa en servicio». (Diario, 1982)

«La unidad es el fruto del diálogo. La unidad es lo diverso consumado. Jesús Abandonado y Crucificado es el diálogo (con su expolio interior y exterior) con Dios y entre los hombres». (Diario, 1982)

«Estar atenta a la unidad, no solo a la externa sino también a la interna. Ser dócil al trabajo de Dios venga de donde venga. Tener presente, como la base de todo, la medida de dar la vida». (Diario, 1982) «Me he despertado con un deseo en el corazón y un solo pensamiento en la mente: la unidad».(Diario 1984)




La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es e_2015.jpg

«Jesús Eucaristía hace posible que yo tenga la fuerzade responder a la elección que Dios ha hecho de mí,me hace apta para hacer Su voluntad, me hace capaz de amar a los hermanos como Él nos ha amado (porqueme hace otro Él), me hace ser Jesús Abandonadovivo (porque puedo ser Él en el misterio de su muertey resurrección), me hace Iglesia, me hace otra María,me hace ser un cuerpo con todos los de la Obra [de

espiritualidad…». (De una cartaa Chiara Lubich de 1976)

«Estoy aquí ante Jesús Eucaristía, y siento quecualquier palabra es inútil. Es demasiado fuerte lo quesiento dentro. Y al mismo tiempo espléndido». (Cartade 1971)

«… en la Comunión ha sido espléndido porquepor primera vez he entendido (nunca lo había hechoantes) que podía ponerme de acuerdo con el Jesús decada uno de los presentes». (De un diario de 1972)

«Un día, entrando en la iglesia para la misa y recogiéndomedelante del sagrario, de golpe intuí con el alma,con todo mi ser, que allí estaba Jesús. No puedesimaginar lo que ha sido. Hubiera salido corriendo a casapara decirles que en la iglesia estaba Jesús. Y Él, precisamenteÉl, me había, nos había llamado a Él. Ahora,es lo mismo (…) y siento que solo Él me importa; noquiero, como decía Eletto, ninguna otra cosa. Él sabecuán sincero es esto que te digo, aun con todo lo humano que tengo que quemar. Te aseguro que solo una palabrame sale de la boca: Jesús. Siento que me llamadentro, dentro, me invita a no pararme en la puerta, sinoa entrar dentro, sin temor. Y no tengo miedo, es más,como nunca estoy experimentado lo que es la libertad,libre de todos y de todo». (De una carta de 1971)

«En este momento, Jesús, estamos Tú y yo solos.Yo siento esta llamada tuya a estar “dentro”, y a establecerentre nosotros una intimidad profundísima, y loquiero. Mi alma no desea otra cosa. Tú lo sabes». (Deun diario de 1974)

«Me parece fantástico este deseo tuyo de profundizartu relación con Jesús Eucaristía. Es Jesús mismo…,y tenemos que aprovechar de Él para que cadavez más nos transforme en sí mismo. El mundo lo esperaa Él y somos nosotros, hechos “otros Él” por Élmismo, quienes tenemos que darlo». (De una carta a una religiosa en 1974)




La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es e_2014.jpg

«Contando después mis experiencias a A., ella enseguida me ha contado las suyas, y me daba las gracias por lo que le había dicho. Sentía que había construido algo dentro de cada una de nosotras. Sin duda, Jesús en medio había hecho crecer a Jesús en cada una». (De un diario de 1971)

«Quisiera pedirte perdón a ti y a todas… No lo digo por decir una frase hecha, sino porque es lo que más profundamente siento. Al mismo tiempo soy feliz, con el alma libre, porque si Jesús y María me quieren así como soy, también vosotras me queréis así, ¿verdad? Os pediría una cosa: no os paréis nunca a las cosas que digo o cómo las digo, porque en mi alma no son así. De este modo nos ayudaremos recíprocamente a mirarnos como Dios nos ve y, por tanto, en la verdad». (De una carta de 1973 a una focolarina)

«Nos dejamos tratando de profundizar entre nosotros las relaciones trinitarias de forma que la realidad de la familia siempre esté viva en el focolar». (De una carta de 1974 a los focolares)

« (…) porque me parece que la experiencia que tenemos que lograr que hagan estas jóvenes es una experiencia de relación trinitaria, es decir, de vida sobrenatural (…). El primer día hacemos el pacto (del amor recíproco, n.d.r.), que es importantísimo, porque éste será un modo de participación, al comprometerse no con las palabras, sino con la vida, en este paso…». (De una carta de preparación para el Congreso Gen de 1978)

«Sobre la base del amor recíproco, “cortar” para amar mejor a Dios y al prójimo». (Propósito para el día de un diario de 1982)

«Ayudémonos a vivirlo. Por mi parte te prometo que me esforzaré en hacerlo y si no aflojamos, sino que por el contrario acrecentamos cada vez más esta vida en nosotros y entre nosotros, el Reino de los Cielos, que ya está en medio nuestro, se hará más evidente, produciendo todas aquella consecuencias que lleva consigo». (De una carta de 1981 a una joven)

«No importa cuándo se realizará esta perfección del amor, que es el amor recíproco, pero nosotros sabemos que llegará si somos fieles en amar siempre a todos los que nos pasan al lado». (De una carta de 1982 a los miembros del Movimiento)