Vida con Luminosa



Testimonios de personas que han conocido personalmente a Luminosa, y han compartido con ella periodos de vida y experiencias.



Un recorrido con Luminosa

Pasaron muchas cosas, la vida -mi vida- dio muchas vueltas, hasta que aterricé a vivir en el focolar de la ciudadela “Castillo Exterior”, cerca de Madrid, y me encontré habitando en el piso ubicado precisamente encima de la capilla donde descansa Luminosa. Un regalo grande.

En la casita y hasta hoy con Luminosa

Corría el año 1970. En Córdoba a través de algunos de mis hermanos había conocido el Ideal de Chiara Lubich. Me había impactado y por esto y por conocer más a fondo qué habían encontrado mis hermanos que los hizo consagrar su vida, decidí -junto a recordadas y queridas focolarinas que estaban en Córdoba- aceptar la invitación que me hicieron de hacer una experiencia comunitaria en Buenos Aires. Fue así que en Blanco Encalada me encontré con este ser único, luminoso, extraordinario, permanentemente recordado: LUMINOSA.

«Id adelante vosotros en la unidad»

Recogemos el testimonio de Nunziatina Cilento, italiana, compañera de Luminosa en algunos periodos de su vida y testigo del momento final de su existencia. A ella, de hecho, le confió su testamento espiritual. Nunzia, como Luminosa la llamaba con afecto, (en el focolar desde 1955) abrió el de Barcelona (1959) donde estuvo 5 años. Es conocida por sus más de 4 décadas como responsable del Centro Mariápolis internacional en Castelgandolfo (Roma).

Luminosa vista por un hijo de San Agustín

P. Manuel Morales, agustino, que conoció personalmente a Luminosa y tuvo oportunidad de trabajar codo a codo con ella en el ámbito del Movimiento de los Focolares. El décimo punto de la espiritualidad, la Iglesia, entrevistar a un religioso es una magnífica posibilidad de adentrarnos en la visión que la Sierva de Dios tenía de la Iglesia y cómo era su relación con religiosos, religiosas y sacerdotes.

María, un personaje vivo en la vida de Luminosa

Luminosa vivía intensamente cada punto de la espiritualidad de la unidad, no podía ser menos cuando hablamos de María, Luminosa impregnaba de su relación con María cada acción suya tanto en lo cotidiano como en lo más relevante.
Para conocer esto de cerca entrevistamos a Antonietta Pantanelli, focolarina italiana que vivió con Luminosa y que cuando la sierva de Dios dejó España, la sustituyó como corresponsable del Movimiento.

La raíz de una vida sencillamente extraordinaria

Gaspar Bruguera, barcelonés, vivía en el focolar y tuvo ocasión de trabajar codo a codo con Luminosa. Como testigo privilegiado de la vida de Luminosa en aquellos inicios, hemos querido dirigirle algunas preguntas para conocer de primera mano, cómo Luminosa encarnaba el Ideal de la Unidad.